SAMSUNG TECHWIN DIGIMAX-340

Puede sonar a veces como un leve zumbido o un murmullo pero en otras ocasiones parece más bien un mercancías acercándose y frenando a 120km/h. Todos, alguna vez, hemos tenido que soportar y sufrir este horrible sonido en casa o en el trabajo debido a un ventilador en mal estado en el interior de un ordenador.

Después de haber avanzado de forma tan asombrosa en los campos de la tecnología y nanotecnología para la creación de microprocesadores cada día más veloces de incluso hasta 8/16 núcleos, memorias RAM  muchísimo más rápidas con mayor capacidad, apartar -cada vez más- los eternos discos duros magnéticos para dejar paso a la tecnología SSD y sus velocidades de acceso de vértigo ¿No es buen momento para replantearse de forma seria la cuestión de eliminar de una vez por todas la arcaica refrigeración por aire de los ordenadores?

Habrá gente que podrá decir que este sistema de refrigeración está vigente desde hace bastantes décadas y es un gran sistema de refrigeración (¡no cabe duda!), otros dirán que el coste de reemplazar un ventilador defectuoso por otro totalmente nuevo es mínimo (¡totalmente de acuerdo!), que también es un sistema muy simple de manipular y montar (ok!), ¿Pero, porque no innovar seriamente en este campo para tener equipos totalmente refrirgerados sin aire que sean silenciosos y sin perdida de potencia?

¿A quien no le gustaría ver una película con su ordenador conectado al TV sin escuchar ni un ruido?, ¿A que programador no le gustaría tener un ordenador en su habitación que lo pueda dejar compilando toda la noche sin oír el más mínimo murmullo? ¿A que delineante, arquitecto o animador no le encantaría renderizar sus planos, modelos o animaciones 3D sin oír absolutamente nada?

Todos estos ejemplos han sido el punto de partida para muchas empresas que se dedican a experimentar con novedosos materiales de diferentes aleaciones en el campo de la disipación del calor, extendiendo este afán de investigación a otras empresas como escuderías de Fórmula 1, Moto GP o la NASA. Todos ellos quieren revolucionar este campo, casi inexplorado, y su gran problemática es la disipación de calor o como controlar la temperatura de ciertos componentes.

En nuestro caso, es cierto que cada vez tenemos más procesadores, placas base, tarjetas gráficas y otros componentes con mucha más potencia y de mayor rendimiento, pero también es verdad que cada vez se necesitan fuentes de alimentación con más conexiones diferentes y con más potencia (¡ya hay fuentes de hasta 1050W!) y con ese aumento de potencia en todos los componentes aumenta considerablemente la temperatura y el calor en el interior de la CPU. Dejando de lado, claro, a los componentes que ya llevan integrados otros ventiladores como es el caso de las tarjetas gráficas ya que su disipación de calor es bastante importante debido a sus potentes GPU.

1050

Generalmente un equipo informático tiene que funcionar dentro de un rango de temperatura específico. Lo recomendable es que se mantenga siempre una temperatura por debajo de 60º C.  A veces varía entre 30 y 40º C cuando no hay programas abiertos y entre 40 y 60º C con un uso normal, pero con algunos picos de 65-70º C puntuales sin importancia.

Si el equipo se calienta más de lo necesario, notaremos que se ralentiza cada vez más y puede producir algún error fatal o incluso que se apague de forma inesperada. Para visualizar y controlar las temperaturas de los componentes de nuestro equipo como también las velocidades de los ventiladores que tenemos instalados, tenemos dos alternativas:

  • La primera, es entrar en la BIOS de nuestra máquina y dirigirnos normalmente al apartado “PC Healt Status” (o similar, ya que últimamente cada BIOS es un mundo) donde podremos visualizar las temperaturas de nuestro procesador, nuestros discos y a que velocidad (RPM) giran nuestros ventiladores. Esta es una buena opción si estamos en una situación donde el equipo no llega a iniciar el S.O. (se apaga, se reinicia, etc) y podemos comprobar rápidamente si falla algún ventilador o se calienta el procesador por otro motivo (99% de las veces suele ser el ventilador obstruido por polvo, que ha dejado de funcionar o que el procesador con masilla térmica en su superficie no tiene un contacto correcto o directo con el disipador).

PC_health_status

  • La segunda, es que si hemos logrado iniciar el S.O, podemos instalar alguna aplicación que nos visualice los valores de temperatura y velocidad de los sensores de nuestro equipo incluso nos dan mucha más información de la que necesitamos realmente (estado de los discos duros, estado de la RAM, estado de la GPU de la tarjeta gráfica, etc). Aquí tenéis una pequeña lista de programas gratuitos que nos muestran esta información:

Actualmente hay otras tecnologías alternativas que pueden substituir perfectamente a la refrigeración por aire, pero suelen ser mucho más caras, de más difícil manejo e instalación y a veces hasta peligrosas.

El primer ejemplo sería la refrigeración líquida. Este sistema consigue extraer el calor de los componentes utilizando el agua como medio de disipación o transmisión de calor. Normalmente se le suelen añadir otros tipos de aditivos o líquidos refrigerantes mezclados con el agua para una mayor refrigeración (igual que pasa en un coche).

 

La gran ventaja de la refrigeración líquida contra la refrigeración por aire, es que la líquida permite una mayor refrigeración y a una mayor distancia. Una instalación típica de refrigeración por agua consiste que para poder refrigerar un objeto, debemos tener una bomba que hace circular el agua y un radiador como disipador (posiblemente con un gran ventilador). Estos componentes están unidos por tubos de PVC.

Pero, ¿con este sistema alternativo de refrigeración eliminamos nuestro molesto ruido? NO. Incluso podría aumentar por el efecto de tener una pequeña bomba hidráulica bombeando líquido.

Como habéis leído, el sistema de refrigeración por agua también contienen componentes que son ventiladores y seguirían produciendo ruido. Es decir, tendríamos un sistema más eficiente en cuanto a disipación de calor, pero seguiríamos dependiendo de los ventiladores y seguiríamos con los mismos problemas que tenemos en los sistemas de refrigeración por aire.

La otra opción y es el sistema más novedoso, es el uso de espumas de cobre que disipan el calor sin necesidad de ventiladores. Este sistema, de hace relativamente poco tiempo y aún en constante desarrollo, ha atraído a varias empresas y están dedicando cada vez más recursos a desarrollar esta tecnología en sus productos.

silentpower

Actualmente, la versión más avanzada de esta tecnología la encontramos en un proyecto de Kickstarter, “SilentPower“. Este proyecto lo han lanzado unos expertos en ingeniería electrónica alemanes (su web está totalmente en alemán) que han encontrado una tecnología novedosa en el campo de disipación de calor sin utilizar ventiladores gracias a la creación de una novedosa espuma de cobre que por su superficie y grosor, logra disipar todo el calor y así conseguir un PC totalmente silencioso.

silentpower2El diseño de estas máquinas es el siguiente. Crearon un mini-pc (o Barebone) con todos los componentes integrados en un espacio bastante reducido, pero manteniendo  al descubierto en la parte superior de la caja los dos componentes que más calor desprenden, el microprocesador o CPU y la GPU de la tarjeta gráfica.

Después de tener el diseño con la ubicación de cada componente, pasaron a crear la espuma de cobre que mediante su superficie y grosor (que han estado varios años calculando sus mediadas y su forma) al estar en contacto directo con el microprocesador y la GPU de la tarjeta gráfica, permitieron disipar directamente casi todo el calor del PC.

En la web, podemos ver que estos PC no tienen componentes de gama media-baja, de bajo consumo que son utilizados (o se utilizaban) normalmente en notebooks o portátiles pequeños para un menor consumo y mejor refrigeración, sino que están preparados para ser equipos de gama alta incluso para los Gamers o el Modding ya que los componentes pueden ser procesadores muy potentes CORE i7, entre 8 y 16 GB de RAM DDR3, discos duros SSD de 500GB a 1TB, tarjeta gráfica NVIDIA GTX 760 con 2GB de RAM dedicada.

Para que este proyecto pudiese empezar su producción, debían alcanzar la cifra de 45.000€ (cosa que ya han logrado) y desde su web se pueden reservar 3 modelos diferentes de SilentPower:

Los precios son un poco elevados, pero si miramos todo el hardware que incluye cada vez tendremos más ganas de hacer un pedido. La verdad que sus creadores (Stephan Klaussner, Michaela Leimberger y Holger Ficht) han realizado un trabajo espectacular.

¿Apostáremos en un futuro por su silencio?

Info | Wikipédia, silentpowerpc